NOTA DEL EDITOR: La columna First-Person (De primera mano) es parte de la edición de hoy de BP en español. Para ver historias adicionales, vaya a

http://www.bpnews.net/espanol

EL CAJON, Calif. (BP) -- "Permaneced en mi, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi." Juan 15:4

¿Te has preguntado por qué algunas personas que se dicen ser discípulos de Cristo permanecen en la vida cristiana y otras no? En el pasaje bíblico de Juan capítulo 15 encontramos la conocida metáfora de la vid y los pámpanos a través de la cual Cristo nos declara abiertamente y sin secretos la clave de la vida Cristiana la cual es: PERMANECER EN ÉL. Pensemos unos momentos en esta verdad. Por definición permanecer es la acción firme y constante de un estado de ser. Cuando decimos que algo o alguien permanece estamos diciendo que se encuentra en donde se dejó; es decir, sigue estando ahí. Nuestro Señor Jesucristo, a la vez que nos lo demanda, nos da la clave para el éxito en la vida cristiana desde la perspectiva de Dios. Por eso te animo a que como discípulos de Cristo permanezcamos:

Permanezcamos en Él y Él en nosotros (v.4). La vida cristiana comienza cuando comprendemos, con la ayuda de la Palabra y del Espíritu Santo, "que es Cristo en nosotros la esperanza de gloria" (Col. 1.27). De igual manera la vida cristiana continúa y se fortalece cuando entendemos que nuestra dependencia de Él debe ser total en cada área de nuestra vida. Es clave permanecer en Cristo y El en nosotros.

Permanezcamos en Su Palabra (v.7). La Palabra de Dios es tanto leche espiritual no adulterada para el recién convertido (1 P. 2:2) como alimento sólido para el verdadero creyente que crece en su madurez en Cristo y Su Palabra (He. 5:14). La voluntad de Cristo es que Su Palabra permanezca en nosotros, es decir, que la vivamos, que la hagamos nuestra. Es clave permanecer en Su Palabra.

Permanezcamos en Su amor a través de la obediencia (v.10). La máquina locomotora que mueve el tren del amor por Cristo obtiene su energía de la obediencia a Él, pues al obedecerle experimentamos el incomparable amor de Dios (v.10). El no obedecer a Cristo es contradictorio del verdadero discípulo y trae confusión a la vida (Lc. 6:46). Más aún, el Señor considera la obediencia como la verdadera prueba de amor por Él (Jn. 14:21). Es clave permanecer en el amor de Cristo obedeciendo sus mandamientos.

Por todo esto, decirle a alguien: "Hermano, Permanece en Cristo," con el propósito de animarlo a seguir adelante en la vida cristiana pueda parecer demasiado simple y fácil de decir, y lo es, pero implica un gran compromiso para ella o él, mas uno que verdaderamente vale la pena hacer, porque resulta en fruto para la gloria de Dios (v.8), en la garantía de ser un verdadero discípulo de Él (v.6 y 8), en recibir contestación a nuestra petición (v.7), y en disfrutar del gozo del Seño (v.10). Así que mi apreciado Hermano: ¡PERMANEZCAMOS EN CRISTO!

Rafael Gutiérrez es pastor de la Iglesia Bautista Pan de Vida en Cottonwood Heights, Utah, y director y profesor del Seminario Bíblico de Capacitación de Salt Lake City, afiliado con Equip Bible Institute de El Cajon, California.

Copyright (c) 2013 Southern Baptist Convention, Baptist Press www.BPNews.net




TOWNHALL MEDIA GROUP